textos / textsmenu_textos.html
contactocontacto.html
biografía / biographybiografia.html
publicaciones y prensa / publications and presspublicaciones_y_prensa.html
gema rupérezOBRA.html
 

LAS FORMAS DEL OLVIDO


Resultado de un taller. Sala Juana Francés

21/1/19 - 04/02/2020




Los recuerdos son como las plantas: hay algunos que deben eliminarse rápidamente para ayudar al resto a desarrollarse, a transformarse, a florecer. La flor, en este sentido, es el olvido de la semilla (recordemos el verso de Malherbe…: «Y los frutos han dejado atrás la promesa de las flores».)

Augé, Marc


Esta exposición, que toma como título un libro de Marc Augé, Las formas del olvido, es el resultado de un taller que ha contado con la participación de un grupo de trabajo de nueves mujeres víctimas de violencia machista, conservando su anonimato, pero volcando su identidad en un objeto común, un jarrón, que hace alusión a la memoria y nos permite hablar a través de él, sobre la fragilidad, la intimidad y la privacidad de cada lugar donde habitan estos objetos, casi como testigos emocionales. Cada una de las mujeres que ha participado ha seleccionado el suyo, son jarrones llenos de carga emocional directa, relacionados con su entorno.


Es un elemento que forma parte de su imaginario personal, de los recuerdos que tienen que regenerarse, y para ello se ha planteado la siguiente acción: destrucción-construcción. Romper dicho jarrón / pasado para reconstruir otro / futuro partiendo de las ruinas del original. Alguno vuelve a recuperar su aspecto como jarrón, conservando las marcas /cicatrices del proceso, pero otros, simplemente muestran sus fragmentos casi como un estudio arqueológico, formando una suerte de archipiélagos de la memoria.


En el año 2012, la exposición Sobre la superficie que presenté en esta misma Sala Juana Francés, sirvió de punto de encuentro para la reflexión de un grupo de mujeres víctimas de violencia machista, gracias a la colaboración con Ana Gaspar, entonces psicóloga del Servicio de Igualdad del Ayuntamiento de Zaragoza. Ese proceso de inmersión sensitiva produjo una experiencia significativa en las participantes, y nos permitió profundizar en su forma de analizar lo cotidiano, activando sus emociones con las instalaciones artísticas, en lo que supuso un primer ensayo de una metodología experimental que ha sido el motor de este taller / proyecto que se presenta.


Ejemplo de uno de los testimonios recogidos en el año 2012 sobre la interpretación de la obra Evocándote (Escultura de una oreja en bronce y espiral de grafito):


Esta es mi oreja, una de ellas, la que le perteneció, la que lo único que hacía era oír sus palabras, pero por suerte tengo dos, y la otra me permitió salir de ese círculo, que se llegó a convertir en infinito, pero hasta que descubrí que tenía final.

Anónima.


Durante estos años de investigación he descubierto que existe una técnica japonesa que mantiene similitudes con este proyecto, se llama Kintsugi, el arte de hacer bello y fuerte lo frágil. Se define como el arte japonés de arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto, que deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación y su historia. Según la escuela conductista, la "necesidad" se define como un estado carencial del organismo que motiva sus comportamientos.


Nosotras hemos ido más allá de la reconstrucción, más allá de lo ornamental y más allá de convertir lo frágil en bello. Estas mujeres ya han demostrado que la palabra frágil no es la que mejor las define. No en vano, si hay una grieta en todo, como dice Leonard Cohen, es solo para que entre la luz.


Gema Rupérez



Estos textos muestran las voces de las participantes en dicho taller:


Romper el jarrón no fue lo más difícil, al fin y al cabo, hace mucho tiempo que estaba roto. Lo realmente duro fue coger los pedazos y reconstruirlo. Romper, recoger, pegar, escribir lo que nunca más dejaré en manos de nadie. Todo un proceso, en el que mi jarrón, dejó de ser un jarrón y fue mi vida.

Ahora mi jarrón roto y pegado es mucho más fuerte. Ahora, forma parte de un todo: es parte importante de la obra de una artista.

...........................................................................

CÁLLATE TÚ!!!

Rota por dentro, tres piezas que encajar y no saber por donde empezar a hablar. En palabras de Leslie Shaw en su canción titulada Siempre más fuerte: “Callar lo que llevas dentro sin poder respirar. Una mirada, una palabra te puede todo destruir. Y no puedo soportar, nada tengo que callar y mi fuerza y mi libertad me vuelven a llevar. Siempre adelante, siempre más fuerte, siempre capaz de renacer. Venciendo al miedo, rompiendo el silencio, sentir mi poder como mujer”.

..........................................................................

Para mí romper el jarrón fue una liberación total, y el reconstruirlo, saber que aunque queden pedazos que sé que van a seguir ahí...puedo ser capaz de continuar viviendo feliz, y lo voy a conseguir.

...........................................................................

A veces, la palabra imposible desaparece tras colocar la primera pieza. Otras veces, dejar de encajar pedazos es la única manera de evitar más cortes. A veces, seguir de pie no significa seguir entera.

Y a veces, lo que no te mata, tampoco te hace más fuerte.

Simplemente, te hace.

...........................................................................

Una experiencia de complicidad, sororidad y comprensión que resumo en las siguientes líneas:

He pulverizado los retazos obsoletos de mi “todo”, fragmentos de recuerdos partidos, quebrados, rotos... Unos, enquistados en la caprichosa memoria, otros, presos del selectivo olvido. Hijos de la sangrante soledad y del temor enjaulado, como sordos alaridos de incomprendido dolor.

Sin embargo, algunos recuerdos son salvables. Ésos, que en la esencia de lo que “soy”, aventuran un sonoro rugido de valentía y tesón, una ardiente premonición del retorno de la inexorable esperanza: el Renacimiento de mi luz en tan profunda oscuridad.

...........................................................................













INSTALACIÓN DE 9 FOTOS Y 9 JARRONES

2019

Fotografías Impresión inkjet, tintas pigmentadas, soporte papel de algodón hahnemuehle 60x90cm

Vidrio sobre balda 26x110cm



OUTPUTS

2019

Video 1’39”



Las formas del olvido. Resultado de un taller

2019

Vídeo resumen del taller 2’21”





...........................................................................

Fotografía y videos en colaboración con Beatriz Orduña

Fotografía de sala, Miguel G. García

Didáctica de la exposición a centros, Raquel Planas



PRENSA

eldiario.es














 < OBRA.html
    >Latitude.html